5 consejos para crear un villano potente

En este artículo leerás cómo un villano bien construido puede mejorar tu historia.

Un artículo escrito por José Luis Ordóñez, profesor en Portal del Escritor de Relato y Novela de Fantasía y Ciencia Ficción, Novela de detectives y Guion.

 


 

Por qué debemos dar importancia al villano

Aunque el cine y la literatura sean medios muy diferentes para la transmisión de historias, es interesante recordar lo que afirmaba el gran director británico Alfred Hitchcock cuando se refería a los personajes más oscuros de sus historias: “Mientras más competente sea el villano, más eficaz será la película”; y lo traemos aquí porque esto es algo que, en general, funciona tanto en la página como en el fotograma.

Dicho de otro modo, la fuerza de la película, de la novela en este caso, depende en gran medida del peso que tenga el enemigo del héroe. El lector no desea encontrarse con un villano que no esté a la altura de las expectativas, que flaquee y carezca del poder o la sensación de amenaza que se le supone; por el contrario, siempre busca que sea lo bastante inquietante como para poner en peligro a nuestros héroes y que la sombra de su presencia nos haga estremecer al pasar las páginas.

El villano en la sombra Vs. el villano a la vista

Sin embargo, según el tipo de novela que estemos escribiendo, es posible que ese villano permanezca oculto durante gran parte de la obra. Es decir, en los clásicos whodunit, que quedan generalmente representados por las novelas de Agatha Christie, el criminal no se desvela hasta las últimas páginas de la obra. Por el contrario, en las piezas escritas por Patricia Highsmith a menudo conocemos la identidad del asesino en el desarrollo de la historia, por lo que su identidad no es ni mucho menos la fuente de mayor interés del texto. Esto conduce a que las virtudes de las novelas de Christie y Highsmith sean diferentes: mientras una potencia las tramas planificadas al milímetro y la sorpresa final; otra nos lleva a una mayor densidad, evolución y relación de los personajes entre ellos. Ahí tenemos, por ejemplo, a Ripley, una de esas figuras potentes y atractivas que es una y otra vez adaptada al cine y a la televisión, ya sea tomando la silueta de Alain Delon, Matt Damon, John Malkovich o Andrew Scott.

Fuera del whodunit, y si nos movemos en el terreno de la novela detectivesca, misterio o thriller, vamos a plantear cinco consejos para que nuestro villano tenga mayor fuerza y logre armonizar y elevar el nivel general de la obra.

1) Dosificar la presencia del villano

Así, en primera lugar, necesitaríamos dosificar su presencia. El malo de nuestra historia no debería aparecer al mismo nivel que nuestro héroe; de hecho, diríamos que su presencia podría crecer cuanto menos salga. ¿Un ejemplo clásico? El vampiro más famoso de todos los tiempos apenas asoma por las páginas de “Drácula”, de Bram Stoker y, si en el terreno literario ese ejemplo es  signo evidente de fuerza y eficacia en un villano, en el campo cinematográfico hay que recordar que Anthony Hopkins ganó un Oscar a Mejor Actor Principal por un rol que apenas ofrecía quince minutos de presencia en pantalla con “El silencio de los corderos” (Jonathan Demme, 1991), película basada en la novela de Thomas Harris. Que los demás hablen del villano sirve para que el lector se vaya creando una figura que puede ir creciendo a lo largo de las páginas.

2) Mantener cierto misterio sobre él

Mantener cierto misterio sobre él, está obviamente relacionado con el primer punto. Nadie quiere ver, por ejemplo, a Moriarty, el legendario enemigo de Sherlock Holmes, en la serie de novelas creadas por el escritor Arthur Conan Doyle, en su día a día cotidiano, haciendo cosas rutinarias e intrascendentes. Beneficia más al personaje y a la historia que haya bancos de niebla en la trayectoria del personaje y que, cuando surja en la página, sea por un motivo de peso. A partir de ahí, se pueden reconstruir algunos aspectos de su caracterización y que otros permanezcan ocultos hasta llegar al desenlace.

3) Actos relevantes

Si vamos a mantener a nuestro villano en la penumbra y su presencia va a ser limitada, más vale que sus acciones sean contundentes. Es decir, debemos lograr que sus actos sean relevantes para que la historia se sostenga; no solo relevantes sino que, además, deben conducir la historia y hacer que, precisamente, el protagonista reaccione ante estos acontecimientos.

 

4) El plan del villano

Es importante que, dentro de esa maldad, mantenga una línea coherente, que no actúe de manera anárquica, sino que todo forme parte de un plan que a él, o ella, le parezca guiado por una línea lógica y razonable (aunque a nosotros nos repugne). Es decir, desde su punto de vista, desde las perspectiva del villano, sus actos se convierten en razonables.

5) La complejidad del villano

Finalmente, es interesante que no sea un villano de una pieza y que, al mismo tiempo que comete actos criminales, pueda realizar otro tipo de acciones que, en cambio, sí pudieran resultar más aceptables.

***

Dosificación, misterio, importancia de sus acciones, coherencia personal o cierta ambivalencia son, por tanto, algunas características importantes a la hora de construir un malvado de enjundia, de manera que, con algunas de ellas, el autor o la autora sea capaz de despertar en el lector, por qué no decirlo, un sentimiento de sincera admiración. Grandes personajes como Javert en “Los miserables”, de Víctor Hugo, Milady de Winter en “Los tres mosqueteros”, de Alejandro Dumas, o los ya citados Drácula y Hannibal Lecter, son ejemplos de villanos que, sin embargo, capturan de manera hipnótica la atención del lector por algunas de las características ya referidas.

En el ámbito estrictamente cinematográfico, uno de los grandes malos de película es sin duda John Doe, que interpretaba Kevin Spacey en la película “Seven” (David Fincher, 1995). Doe es alguien que disfruta de muy poco tiempo en pantalla y del que apenas sabemos nada… pero sí que conocemos sus atroces actos, lo que obliga a dos policías a seguir su pista. Sus acciones, como comprobaremos, no son aleatorias, sino que sus crímenes forman un plan superior que desea recrear los siete pecados capitales… algo que le incluirá a él mismo, hecho que podríamos considerar dentro de la categoría de aceptable: el asesino designa su propia muerte a manos de alguien que representa otro pecado capital, igual que él mismo. John Doe, por tanto, se ajusta en gran medida a lo planteado.

Sin embargo, no debemos descartar la originalidad.

Romper el molde y buscar alguna forma de escapar a esquemas ya utilizados y a directrices teóricas de probado éxito, como las expuestas en este mismo artículo, es siempre una aventura… pero, justo como las buenas aventuras, también peligrosa Todo intento de lograr una nueva vía conlleva un riesgo, y muy probablemente la mayoría de propuestas en este sentido estén condenadas al naufragio, pero, como se afirma en diferentes ámbitos creativos y empresariales, no hay que tener miedo, hay que correr riesgos… y esto, a veces, puede que conduzca a la gloria.

No guts no glory.

***

Jose Luis Ordoñez Portal del Escritor

Jose Luis Ordóñez

Profesor de Relato y Novela de Fantasía y Ciencia Ficción, Novela de detectives y Guion.

 

José Luis Ordóñez es escritor, licenciado en Filología y máster en Guion. Ha sido profesor de Creación literaria en la Universidad de Sevilla y de Lengua española en la UIMP (Universidad Internacional Menéndez y Pelayo), entre otros centros educativos.

Ha publicado, entre otras obras, los libros de teatro “De humanos y otros monstruos” (El Sendero & Fundación SGAE, 2016) y “El síndrome de la mujer mecánica” (El Sendero & Fundación SGAE, 2019), el volumen de relatos “Exorcismos” (Extravertida, 2019) y las novela “Los monstruos del escritor” (Pulpture, 2017) y “Los desertores de Oxford Street” (Algaida, 2018). 

Su novela más reciente es “El sintonizador” (Algaida, 2022). Puedes encontrar sus obras en todostuslibros.com.

 

Mensaje de Diana P. Morales, directora de Portaldelescritor

Las historias te queman en los dedos: con nuestros talleres online, te ayudamos a mejorar tu técnica y tu estilo para que tus lectores las devoren. 

Talleres prácticos, con consejos personalizados de tu tutor/a. Aprovecha la magia del grupo para mejorar más rápido y, si lo deseas, empezar un libro. Incluyen encuentros en vivo por Zoom.

👉 Conoce nuestros talleres: haz clic aquí

 

PORTADAS EBOOKS

Consigue gratis desbloquear tu escritura con 200 ideas para tu libro

Apúntate a nuestra lista de correo: podrás descargarte este ebook inmediatamente, y recibirás correos semanales con información sobre técnicas y oficio de escribir, así como nuestras novedades.

Consigue gratis 200 ideas para tu libro

× ¿Alguna duda?