Seleccionados #ViernesCreativo: microrrelato “cumbre”

Seleccionados #ViernesCreativo: microrrelato “cumbre”

marzo 01 2019   

Escribir (en 15 líneas máximo de Word) un microrrelato que gire en torno a la palabra CUMBRE, en cualquiera de sus acepciones (cima de montaña, reunión internacional, éxito laboral…)
Si alguien quiere un RETO EXTRA (opcional) os retamos a que el cuento incluya una INESPERADA HISTORIA DE AMOR. 

Recordad que desde nuestra APP gratuita de Portaldelescritor podéis acceder al grupo de Facebook desde vuestro móvil y leer allí mismo el reto, además contar con un generador de personajes e historias, un manual gratis para escritores y  los consejos de escritura del blog de Diana P. Morales.

TEXTO CON MÁS ME GUSTAS

 

Maria Gertrudis Torres Mazón PRECIOSA PRINCESA
Llega la adolescencia temprana. Me pongo unos tacones de mi madre para parecer más alta. Los labios de color rojo fuerte. La minifalda de mi hermana mayor. No me dejan salir así, por eso decido llevarlo todo en una mochila. Subo en la vespa con Julio. Me siento la persona más afortunada. “¿A dónde vamos, preciosa princesa? Al fin del mundo. Pasan los años, ya estoy casada. Al poco el primer niño, hace que aterrice con pies firmes en la tierra. Tenemos una riña de pareja. Tenemos una crisis. Abrimos una botella de champan para celebrar que se nos ha pasado el cabreo. Nueve meses después otro niño, que me vuelve a poner firme en la tierra. Quito muchos pañales con mierda que huelen a gloria. Ya casi están criados los niños. Ves desde la cumbre de tu vida lo que has logrado y lo que se quedó por el camino. La tercera crisis acaba en divorcio, el champan se caducó. Hace años que mis hijos se fueron de casa. Me pongo los tacones y me pinto los labios de rojo. Estoy en un restaurante esperando a un viejo amigo. Él entra, me da un beso en la mejilla. Hablamos del pasado. Salimos a la calle, alucino cuando veo la moto. Me subo a la vieja Vespa, ya no lo hago con la misma facilidad. Julio no tiene que preocuparse por si se le aplasta el pelo con el casco. “¿A dónde vamos, preciosa princesa”? Al fin del mundo.

Me gustas: 9

OTROS TEXTOS SELECCIONADOS POR SU CALIDAD U ORIGINALIDAD

Amparo Soria ¡Tu primera cumbre! ¡Lo habías conseguido, no podías creértelo! Tras varios años postrada en una silla de ruedas, inmersa en una continua depresión, mucho sufrimiento y llanto en las durísimas sesiones de rehabilitación. Acompañada siempre por él, tu chico y compañero de peligrosas escaladas desde hacía siete años. Al fin lograste recuperarte, poco a poco. Volviste a prepararte para volver lo antes posible a la montaña. La misma que años atrás provocó tu grave accidente. Nunca le guardaste rencor. Ahora, ahí arriba, agotada pero orgullosa de ti, en el pico de una gran montaña blanca respiras su aroma, disfrutas su silencio y te maravillas con su impresionante y precioso paisaje. Sonríes feliz, muy feliz. Rodeada de tus compañeros de siempre, pero sin él. En la recta final de tu recuperación decidió abandonarte sin un motivo claro.

En ese momento no te importaba lo más mínimo. Respiraste todo el aire puro que tus pulmones te permitieron, en pie con los brazos extendidos lanzaste un grito liberador. El sincero abrazo de tus amigos te reconfortó ¡En la cumbre! De nuevo, por fin ¡En la cumbre!

Yess M Torres Se había criado en las montañas. Toda su vida giraba en torno a ese paisaje escarpado . Su abuelo le había contado infinidad de historias sobre sus travesias por aquella zona .
Él se deleitaba escuchando sus historias ,le hacían soñar despierto. Siempre le decía que algún día subirían a lo alto de la más grande , pero aquel invierno frío se llevó consigo la vida de su abuelo ,sin que pudise cumplir su promesa.
Un día , sin saber porqué , dejó su café sobre la mesa y comenzó a treparla , y no descansó hasta llegar a la cumbre .

Erick Majtzul Absorbía el aliento, y con ello los recuerdos, las historias; a través de la mirada y los suspiros que cualquiera dirigiera a aquella cima. Contemplaba aquella cumbre desde el pie de la montaña. Cualquiera sucumbiría ante tal contemplación, y reflexionaría sobre aquellas vidas que han permanecido inmutables en aquellas laderas blancas. La montaña había reclamado aquellas vidas como piezas suyas, las había petrificado en sí misma y eran un sólo cuerpo.

¡Cuántos pasos dados y perdidos! ¿Pensará alguien en el retorno antes de subir? Parece una esperanza inútil, pues la vida se iba en el camino hacia arriba; todos esperando llegar al pico, queriendo sentir la agonía, el terror de sentir la más alta emoción. El mayor sueño humano es el estar donde la muerte gobierna y gritarle en cara lo que nos queda de vida.

La tristeza y el orgullo se mezclaban en mí ante la memoria de las historias valientes de tantos hombres y mujeres, que con pasión… se disponían a conquistar, pero resultaban conquistados, convirtiéndose en piel de la montaña.

La montaña tiene voces, tiene vida, su palpitar es el eco de las voces que allí se han ahogado. Su voz es como la del viento, yo oigo su llamado. Dispuesto, empecé a escalar.

Yolanda Salgado Cada amanecer busco un lugar privado como éste para disfrutar de los últimos minutos de la noche, justo antes de que se funda en su abrazo mortal con el sol. Me gusta sentir como el aire fresco que empieza a teñirse de color por el alba roza mi piel fría y pálida, besada como está por la muerte. Hoy he caminado descalza por la tierra mojada, empapándome de toda la vida que me rodea, escuchando como cada animal se despereza ante la promesa de un nuevo día. Aunque me duela, a veces me descubro soñando con la vida que se me negó cuando estaba en lo que creía que era la cumbre de mi juventud; había encontrado quien me amase, algo que siempre creí que no era fácil, tenía un trabajo me apasionaba y me hacía sentir útil y feliz. Pero alguien me robó esa vida y me expulsó la oscuridad, desde donde veo envejecer al mundo sin que ni mis sueños, ni mis pasiones ni miedos lo vuelvan a hacer girar. Ahora soy una espectadora que se limita a observar, a respirar una felicidad de segunda mano repleta de sonrisas que no serán para mí. Y mientras vuelvo a esperar al amanecer como cada mañana, apurando al límite mi existencia, deseo con todas mis fuerzas desenamorarme de una vida que ya no me pertenece y que ya no me pertenecerá… nunca más.

 


Para seleccionar estos textos, desde Portaldelescritor siempre tenemos en cuenta diferentes aspectos: que cumplan el reto, la calidad literaria, la originalidad, la redacción (no aceptamos textos con varias faltas de ortografía) y además siempre intentamos -en la medida de lo posible- incluir participantes diferentes y no repetir muchas veces a los mismos autores. Los textos seleccionados serán publicados en un libro a principios del año que viene.