Seleccionados #RetoEscritura: Misterio tras la mascarilla

Seleccionados #RetoEscritura: Misterio tras la mascarilla

octubre 07 2020   
Volvemos el miércoles con un #RetoEscritura muy actual

ESCRIBE UN MICRORRELATO (50 PALABRAS M√ĀX) TITULADO “MISTERIO TRAS LA MASCARILLA”

La mascarilla, adem√°s de protegernos, esconde buena parte de nuestro rostro. No podemos ver las sonrisas u otros gestos y a veces no reconocemos a las personas que hay tras ellas. Ocultan rostros, expresiones, intenciones… ¬°Vamos a ver qu√© se os ocurre!

Recordad que desde nuestra APP gratuita de Portaldelescritor podéis acceder al grupo de Facebook desde vuestro móvil y leer allí mismo el reto, además contar con un generador de personajes e historias, un manual gratis para escritores y  los consejos de escritura del blog de Diana P. Morales.

Para seleccionar estos textos, desde Portaldelescritor siempre tenemos en cuenta diferentes aspectos: que cumplan el reto, la calidad literaria, la originalidad, la redacción (no aceptamos textos con varias faltas de ortografía) y además siempre intentamos -en la medida de lo posible- incluir participantes diferentes y no repetir muchas veces a los mismos autores.

TEXTO CON M√ĀS ME GUSTAS

 

Romy Berger Muchas teorías conspirativas se tejieron en torno a la pandemia. Pero nadie imaginó los labios azules y lenguas bífidas que se escondían tras las mascarillas de los nuevos asesores de los líderes mundiales.

Me gustas: 9

 

OTROS TEXTOS SELECCIONADOS POR SU CALIDAD U ORIGINALIDAD

Yo, escribidora¬†Se ajust√≥ la mascarilla y tras cinco a√Īos sin salir de casa, de nuevo puso un pie en la calle. Primero con timidez, pero luego, al encontrar gente con medio rostro cubierto, con seguridad. Regres√≥ al cine, al teatro, a la librer√≠a. Feliz porque nadie notaba la burda pr√≥tesis.

Jennifer Girol -Tengo una sorpresa para ti.
La voz de Vanessa sonaba ronca. Colgué el teléfono y salí a su encuentro entusiasmada. Cuando llegué bajó su mascarilla y dejó ver una ligera barba incipiente.
-He empezado con el proceso.
Mi mejor amiga iba camino de convertirse en mi mejor pareja.

Esther Bosé La mascarilla tapaba su rostro, pero reconocí sus preciosos ojos verdes, serenos como el mar. Como si el tiempo no hubiese pasado me miró, y vi en sus ojos la misma paz y ternura que recordaba. Supe entonces que lo que amaba era su alma. Y fui feliz.

Fdez Garrido Mont P De¬†Nos toc√≥ vivir esta comparsa y cada cual se disfraza como quiere. Veo a muchos abanderados, otros con animalitos diversos, lunares, flores, dibujitos…
Yo me tapo con mi superh√©roe: aquel que, en otra pandemia, muri√≥, no sin antes gritar que lo enfrentar√≠a con una sonrisa, porque el espect√°culo deb√≠a continuar.ūü•į

Ema Correa La sala de espera está repleta de mascarillas y de gente escondida detrás de ellas. Tus ojos azules se nublan y empapan tu mirada. Tu mascarilla se hunde y luego se infla de angustia en cada aliento. Yo apreto tu mano y seco tu lágrima. Todo saldrá bien, -digo,- con mi boca sellada.

Carmen Martagón Enrique Los informativos anunciaron el fin de la pandemia. Ya no era necesaria la mascarilla.
Todo el mundo envió el molesto elemento a la basura. Pedro guardó la suya, era su mejor aliada. Bajo aquel trozo de tela podía hacer burlas, sin correr peligro, a quienes le acosaban en el colegio.

Glauka Kivara¬†Sus ojos eran oscuros y hermosos, y el khol los volv√≠a a√ļn m√°s profundos y bellos. Todos quedaban embaucados por su mirada, sin sospechar que su due√Īo los maldec√≠a con palabras inaudibles camuflado tras la mascarilla. Eran buenos tiempos para los brujos negros.

Esther Trello Arias¬†‚ÄĒ¬°Mierda! Yo quer√≠a sonre√≠r con los ojos y resulta que se me acaban de empa√Īar las gafas‚ÄĒ pens√≥ Bego√Īa al llegar a la entrevista de trabajo‚ÄĒ. ¬°Maldita mascarilla!

Martin Vives¬†Nuestras miradas se empezaron a cruzar en el metro, a trav√©s de los cristales de nuestros respectivos vagones, que arrancaban en sentido opuesto. Sin embargo, la verdadera muralla eran nuestras mascarillas, que nos negaban la √ļltima pieza de aquel rompecabezas que se tornaba m√°s complejo con cada encuentro fugaz.