Seleccionados #RetoEscritura: la vida secreta de Papá Noel

Seleccionados #RetoEscritura: la vida secreta de Papá Noel

diciembre 27 2017   

Hoy, en el #RetoEscritura, os proponemos que nos habléis de la CARA OCULTA de ser PAPÁ NOEL/SANTA CLAUS (o los Reyes Magos). ¿Cómo es en realidad su vida? ¿Están estresados, deprimidos, tienen sueños que no pueden cumplir? ¿Qué hacen el resto del año? Podéis imaginar su vida en 100 PALABRAS máximo. ¡A ver esos Papa noeles!

Recordad que desde nuestra APP gratuita de Portaldelescritor podéis acceder al grupo de Facebook desde vuestro móvil y leer allí mismo el reto, además contar con un generador de personajes y  los consejos de escritura del blog de Diana P. Morales

TEXTO CON MÁS ME GUSTAS

Carmen Fernández Rocha Os voy a contar algo que pocos saben aún, Papá Noel es mi cuñado. Lo siento. Sé que esta noticia puede desilusionar a muchos, pero es lo que hay.
Lo único cierto es que vive en Laponia. Ni es bueno, ni es gracioso; tampoco tiene barba ni pelo. Todo postizo. La panza sí es suya, bebe cerveza como un cosaco. Debe ser eso lo que le agria el carácter.
Todos los años viene a pasar las fiestas navideñas con nosotros. Con él las cenas de Nochebuena eran un suplicio. Le regalamos un trineo y unos renos. Ahora es repartidor de Amazon. 🎅

Me gustas: 14

OTROS TEXTOS SELECCIONADOS POR SU CALIDAD U ORIGINALIDAD

Montserrat Tomás García Soy Papa Noel y hago saber que nadie me había dicho que este trabajo fuera tan difícil, siempre compitiendo con los Reyes Magos. En la entrevista de trabajo me explicaron que tenía que trabajar poco pero no me explicaron con qué medios contaba. Ellos tienen un equipo de marketing fantástico: cada año les montan una cabalgata y stands en las ciudades para ir recogiendo las cartas de los niños con sus deseos. Además, al ser tres, se reparten las casas y en ellas siempre les dejan algo para comer y beber. Lo siento, presento mi dimisión irrevocable.

Carol Belasco El viaje había sido tan largo que la esperanza moría un poco a cada paso, pero al fin todas las señales convergían: el cordero sagrado se hallaba a pocos pasos y toda cautela era poca.
Afilaron sus cuchillos y avanzaron en silencio hacia el interior de un pesebre. La batalla fue cruenta, los padres lucharon pero no eran rivales para ellos tres y, allí sobre la paja, sacrificaron al niño a su oscuro señor y mataron toda esperanza. Cubrieron su cuerpo con la mirra, el oro y el incienso que traían y contaron otra historia, porque los vencedores siempre pueden hacerlo.

.Jesús Barrero ¡Ay, qué difícil ser Papa Noel y mantener esta barriga todo el año! Mi médico dice que adelgace o tendré problemas, pero ¿qué puedo hacer? Nadie creería en un Papa Noel delgado como querubín, me rechazarían en la Academia de papanoeles. Cuando era joven adelgazaba en primavera y lucía esplendoroso por las aldeas de Laponia, pavoneándome ante las chicas como un reno. Pero en otoño me refugiaba en mi cabaña para atiborrarme de comida, con los ojos tristes fijos en la chimenea. Ahora cuido la línea, ¡no bajo de 100 kilos! y cumpliré otra vez con las ilusiones de todos

Manuel Angel Ruiz Martinez Exhausto e incluso cabizbajo, guardó el traje rojo y sus carcajadas entre los cartones que le servían de lecho y se tumbó. Un año más brindando alegría a los niños del mundo; se preguntó si sería el último.

Carmen Martagón Enrique –Nunca hubo estrella, ni portal. Tampoco aquel rey malvado, asesino de niños. La guerra, la avaricia, se vivía en cada rincón del mundo. Melchor y Gaspar eran aprendices de mago, yo un escritor frustrado, que gastaba pergaminos sin éxito. Una noche, ahogando las penas en una taberna, una mujer explicó que el mundo necesitaba algo en lo que creer. Llevaba en el regazo un recién nacido. El oro en el que Melchor prometía convertir cualquier piedra, el incienso del ambiente y el olor a mirra de los ropajes de Gaspar, dieron pie a una historia que dura miles de años…

Roman Alejandro Carrizo —Señor, lamento decirle que hemos perdido a más del doble de niños que el año anterior —informó Fermín, tragando saliva.
—¿Más del doble? —Noel ya estaba estresado con la producción de regalos, esto era lo único que le faltaba— Déjame un momento, por favor.
El duende abandonó la habitación, y Noel parecía a punto de explotar; dentro de nada iba a volar por cada casa un día entero sin descanso nuevamente, y ahora los jóvenes dejaban de creer en él, después de otorgarles tanta felicidad. El negocio sin duda estaba decayendo…
Y el contrato con CocaCola ya iba a expirar.

Erick Majtzul Uno a uno descendieron los renos seguido del trineo ya vacío. El mágico trineo aún soltaba destellos de magia.
Santa Claus bajó apresurado, tanto que tropezó. Maldijo. Llegó a la entrada, ahí lo esperaba uno de sus duendes.
—¿Alguno? —preguntó Santa jadeando.
El duende inclinó su rostro, y suspiró negando con la cabeza.
Santa se sentó en la fría nieve y sus lágrimas tibias empezaron a caer sobre ella.
—¿Por qué nadie escribe agradeciendo por su regalo?
Santa permaneció, como cada año, junto a su ventana fijando su mirada en el buzón esperando una carta con un simple “Gracias”.

Karina Castillo Peinado Buenas noches, candidatos al puesto indefinido de paje. Somos los Reyes Magos, os damos la bienvenida a nuestra formación exprés. Hoy os evaluaremos lanzamiento con saña y puntería. Para ello, contáis con un saco de caramelos de a duro la unidad, con un envoltorio con detección de rostros que os indicará quién se ha portado mal. Vale para niños y adultos. Recordad: a mal comportamiento, caramelazo sin compasión al área craneal u ocular. Con chichón puntúa el doble. A las buenas personas: lanzamiento suave con parábola hasta los mismos pies. A las manos, doble punto. ¡Que empiece la cabalgata!, ¡suerte!

Cristi Alonso Llevo siglos así, viviendo una mentira, pero no tenía otro remedio, si hubiera dicho quien soy no me lo habrían permitido. Eso fue hace siglos y dicen que ahora los tiempos han cambiado, pero no me atrevo. No sé si es miedo, cobardía o es este disfraz que me permite vivir en el anonimato, estoy cómoda así. Me gusta ocultarme tras este traje, y esta barba es tan calentita…bah, son excusas. Este año voy a hacerlo, sí, lo tengo voy a decirlo. El mundo merece saber que Papa Noel nunca existió, que Santa Claus es una mujer.

.Cris Morais Garcia Ya llegó. Éste año no sé si tendré fuerzas.
Creen que tengo el mejor trabajo del mundo, siempre repartiendo regalos, y, es verdad que es bonito ver la cara de alegría de algunos niños, pero ¿qué hago con los demás? ¿Cómo les digo que mientras hay niños que tienen tantos regalos que incluso dejarán algunos sin abrir, ellos no tendrán ninguno? ¿Y los que me piden un trabajo para su papá, o que no les quiten la pensión a los abuelitos para que todos puedan seguir comiendo? O peor, ¿Qué hago con los que los que lo único que quieren es que dejen de caer bombas en su ciudad?…
Éste es el último año, lo prometo. ¡Odio la Navidad!


Para seleccionar estos textos, desde Portaldelescritor siempre tenemos en cuenta diferentes aspectos: que cumplan el reto, la calidad literaria, la originalidad, la redacción (no aceptamos textos con varias faltas de ortografía) y además siempre intentamos -en la medida de lo posible- incluir participantes diferentes y no repetir muchas veces a los mismos autores.