Seleccionados reto escritura: historia que transcurra en completa oscuridad

Seleccionados reto escritura: historia que transcurra en completa oscuridad

julio 28 2017   

Escribir un microrrelato (15 líneas máx) cuya historia tenga lugar en la COMPLETA OSCURIDAD.
Por qué está oscuro ya es cosa vuestra: puede ser que el protagonista no vea nada, que la luz haya desaparecido del mundo, que todo transcurra dentro de un túnel o en una noche cerrada… ¡lo que os surja!

MICRORRELATOS CON MÁS ME GUSTAS

María Sánchez Veo sombras por todas partes. A veces quieren jugar conmigo y les sigo el juego, persiguiéndolas de un lado a otro. ¡Qué divertidas son! Pero llega un momento que canso y entonces me quedo sopa con el canto de la nana. Los latidos de mamá me apaciguan. Bostezo y cierro los ojitos. Estoy tan a gusto… De pronto, oigo algo extraño, una voz grave y desconocida. -¡Mamá no te aceleres! le grito pero no me oye. ¡Vaya rollo! ¿Y ahora qué? ¡Ay! ¡Qué escalofrío!
¿Pero por qué me empujan? Está todo tan oscuro y mami grita mucho. Me asusto muchísimo. De pronto me cogen de la cabeza mientras la voz grave y desconocida anima a mami: <<¡Empuja!>>. Ya salí y tengo mucho frío. Voy a llorar. No me gusta esta luz ni la voz grave. Me cogen en brazos. Siento esos latidos… Abro los ojos y te veo. Ahí estás. ¡Hola, mami!

Me gustas: 24

OTROS TEXTOS SELECCIONADOS

Luis Leonardi He descubierto un mundo más allá del que todos conocemos, un mundo donde priman los olores etéreos y límpidos. Esos que recorren cada porción terrenal y llegan a mí como el soplo inocente de un recién nacido, olor a pureza. Olores que fluyen de verdes valles y campos de lavandas o simplemente de pinares en montañas perdidas. El olor de mi esposa, de mis hijos, el olor a hogar. Un mundo donde todo lo que toco me sabe diferente, la suavidad de la seda, la aspereza de la arena del mar, la tersura de la piel. Cada sonido es diferente, la música, las voces. Incluso el suspiro de un beso.
No sufro la oscuridad, aunque echo en falta el azul del cielo. Pero no os equivoquéis, lo imagino en mi mente; más perfecto aún. No sufro la oscuridad, me concentro en ella para imaginar las sonrisas y admirar la belleza de aquellos rostros amados.
Ser ciego me permitió descubrir que con los ojos del alma, todo se ve mejor.

Bea Dm Desde que se había producido la gran inundación todo en la vida era chocolate. Nadie se había atrevido a detener la avalancha y ahora sus cuerpos estaban anegados: el olfato había dejado de percibir los aromas; el gusto se sentía incapaz de reconocer algo diferente al sabor dulzón del cacao industrial; el tacto se había transformado en un capa de crema lista para untarse en pan; quizás el oído aún conservaba un antiguo privilegio de ser un último mohicano al que poco a poco le vencía la sordera. Ya ni siquiera se podía hablar, exhalar un grito, rescatar un eco, nada. Ni los que en otros tiempos habían sido unos preciosos osos pardos radiantes de plena luz podían encontrar ahora el punto final que le indicasen a aquellos cuerpos la salida de emergencia. Era, en definitiva, una avalancha muy dura de superar y las personas se diluían, sin encontrar el camino de regreso, dentro de sí mismas.

Teresa Lluqueta La obscuridad extendía sus tentáculos, avanzando sin piedad como una lava negra, asolaba todo aquello que encontraba a su paso, la hierba verde, las mariposas multicolores, los espacios primaverales, las pinturas impresionistas.
Inevitablemente nadie, ni nada, podía parar ese manto pegajoso de obscuridad que seguía avanzando e invitaba a bailar en un ritual macabro, al amor, al odio, a la alegría, y desventura, a cada una de las sensaciones que construían el pensamiento.
La bilis negra seguía su hoja de ruta, ahora hacia aquellos personajes integrantes de las historias vividas y que se movían entre los pliegues cerebrales, eran abatidos por la obscuridad más extrema, provocada por los ovillos de sustancia amiloide invadiendo los circuitos neuronales, del cerebro de mi madre. El Alzehimer obscureció, así sigilosamente su mente. Solo una tenue luz que se proyectaba sobre aquellos personajes al emitir la palabra hija y marido, le permitía seguir en el abismo de sus recuerdos.

Nell Hunne Oscureció y todas las verdades salieron a la luz.
Qué ironía vivió aquel pequeño pueblo escondido entre enormes montañas. Sus gentes, salieron a la calle con el repicar de las campanas oxidadas y creyendo que el cielo se les caía encima. Las señoras gritaban horrorizadas, presinándose una y otra vez empuñando sus crucifijos de oro con tanta fuerza que algunas manos sangraban. ¡Dios nos está castigando!, gritó doña Emelina. La señora de Gregorio,que andaba muy cerca, la creyó. La viuda de don Evelio voceo, ¡lo siento doña Carmita, me acosté con su marido en el excusado de su casa!, ¡alabado sea el señor y que perdone todos mis pecados!.
Cerca de allí y no muy lejos, se oía otro pecado más. ¡Perdóneme Doña Florentina, los dos pescados que le regalé estaban trabajados con magia negra. ¡Jesucristo sálvame, te lo suplico!. Don Heriberto, que solo veía de un ojo se aferró a uno de los bancos de la diminuta plaza. Asustado porque le llegara su hora, se unió a la confesión.¡ Doña Eulalia, la amo con la fuerza de siete mares embravecidos, siempre la he amado!. Muchos más se unieron en la desesperación bajo la penumbra y todos se sinceraron aquella tarde calurosa de Agosto. Casi tres minutos de oscuridad, de miedo e incertidumbre nunca dieron tanto de que hablar durante décadas, sobretodo cuando se trataba de un eclipse total. Pero, ¿Qué iban a saber los habitantes de Villa Cipreses,si no tenían ni electricidad?.

Oswaldo Torres Ellos odiaban el amor y los enterraron vivos. Toneladas de tierra cubrieron la caja negra que además los enjaulaba. Eran los últimos amantes que quedaban en el mundo y fueron encontrados. “No hay escapatoria”, dijo ella. “Amémonos hasta el final”, propuso él. Las vibraciones resultantes de su acto amoroso removieron la tierra debajo de ellos descubriendo un sumidero en el que se sintieron descender por un millón de años hasta que finalmente cayeron en agua. Un ruido cataclísmico los aturdió y por alguna razón supieron que el mundo se había detenido. Se miraron el uno al otro como diciendo “sigamos en lo nuestro”. En la total oscuridad comprendieron la luz, como también que ahora eran ellos dos los que hacían girar el mundo en sentido contrario.

Charito Vela La oscuridad cubría el firmamento. Desde la explosión del gigante solar, todo se tornó en tinieblas. Solo un par de horas de luz ácida iluminaba la ciudad, quemando con heridas mortales a quien se expusiese. La vida humana, giró y cambió de costumbre. Todo se hacía ahora en las sombras. Trabajar, pasear, amarse, crecer y envejecer. Desde hacía ya cinco años el rendimiento y cultivo en los sótanos era muy productivo. Y cuando el malvado rojo iluminaba el firmamento, todos descansaban a buen recaudo, para no ser calcinados. Los gritos de una parturienta y en breve del recién nacido, recordaba que la vida, incluso entre sombras continúa.

Kaplan George La noche se llena de blanco. El misterio se despierta cuando la luz desaparece, surgiendo palabras que el día oculta, surgiendo miradas que el sol deslumbra.
La noche nos hace invisibles, nadie nos ve llorar, reír, nos hace pensar, sentir. Su silencio nos trae serenos recuerdos de lo que nunca vivimos, de lo que deseamos y no alcanzamos
La noche llena de misterio nos da la oportunidad de soñar, de volar a lugares que nunca iremos, de imaginar amores, caricias, apasionados besos de deseos
La noche nos da fuerza para sonreír cuando llegue la claridad, para intentar conseguir lo que soñamos, de encontrarle a él, de vivir…
La noche nos hace vivir, para luego con la luz podamos seguir viviendo, amando, deseando lo inalcanzable pero siempre con la sonrisa en los labios y en el alma
Ama la noche. Ama su silencio. Ama su misterio.

Glauka Kivara Cuando se fue la luz, aproveché mi oportunidad. Acaricié el cuello de mi presa, busqué su boca con la mía. Los pocos invitados que quedaban en la fiesta recibieron la inesperada oscuridad con gritos y carcajadas. Yo me apresuré antes de que empezaran a sacar los móviles, cogí la mano de Adrien, salimos del salón y nos metimos en una de las muchas habitaciones vacías. En la oscuridad, nos vimos con la yema de los dedos. Nuestras lenguas se buscaron, nuestra ropa voló, la piel ardió. Nos fundimos en uno. Agotada me dormí en sus brazos.
Los primeros rayos de Sol entrando por la persiana me despertaron, y descubrí su mirada fija en la mía.
– No me fijé en que tus ojos eran verdes –le dije, extrañada.

-Ahora lo son, Marta-respondió con mi voz, desde mis labios carnosos-. Espero que disfrutes tu nuevo cuerpo.

Erika Sky Walker Busqué la salida a tientas, tropezaba con todo y no lograba escaparme. Por fin surgió un resplandor hiriendo tanto mis ojos que estuve llorando mucho tiempo. Pero así pasa cuando sales de esa espesa tiniebla que es la depresión: la luz a veces duele hasta que recuerdas que la obscuridad es peor.


Recordad que, para seleccionar estos textos, desde Portaldelescritor siempre tenemos en cuenta diferentes aspectos: que cumplan el reto, la calidad literaria, la originalidad, la redacción (no aceptamos textos con varias faltas de ortografía) y además siempre intentamos -en la medida de lo posible- incluir participantes diferentes y no repetir muchas veces a los mismos autores.

Un abrazo a todos/as y a seguir escribiendo.