Retos de final Enero-1ª semana de Febrero 2017

Retos de final Enero-1ª semana de Febrero 2017

febrero 15 2017   

Semana del 31 enero al 6 de Febrero de 2017

#ViernesCReativo: Escribir una historia (15 líneas max) en la que ALGUIEN (o algo) NACE, ALGUIEN (o algo) MUERE y ALGUIEN (o algo) SE TRANSFORMA. Pero no son la misma persona -ni la misma cosa.

Texto con más “me gustas”

Marga LM Nació del silencio que ofrecía el insomnio, gestándolo cada noche, pariéndolo al cabo de un año. Letra tras letra pulió la historia, cuidándola en cada reglón, en cada párrafo, la lleno de imperfecciones haciéndola así perfecta. Cuando por fin vio su libro terminado, era su orgullo lo que relucía ante una salud deteriorada; ya no importaba que la muerte se lo llevará aquel día, tenía entre sus manos a su hijo envuelto en tapa dura. Nunca llegó a ver que su libro transformó la vida de todo el que lo leía, porque en él quedó plasmado todo su corazón.

Otros textos seleccionados


Carol Belasco El cambio llegó con su nacimiento: un huevo fue descubierto, oculto en lo más profundo de una gruta milenaria. Al principio era sólo una maravilla: un dragón vivo, volando, expulsando fuego de sus fauces. Luego empezaron las otras noticias: alguien que había apagado un fuego con sus manos desnudas, alguien que había detenido un coche con una palabra,… El mundo se había transformado en un lugar de magia, el heraldo del cambio surcaba los cielos asombrándonos, la era de la Ciencia moría en cada vuelo, y la Magia lo impregnaba todo de nuevas posibilidades. Más dragones llegaron después, y también otros seres que se habían ocultado ante nuestras narices durante siglos: elfos, enanos, hadas, duendes y otros.Entonces estábamos demasiado maravillados para entender que era el principio de nuestro fin: los hombres dejaron de nacer, de los vientres humanos sólo surgían quimeras, sueños, pero ya no humanos. Estoy agonizando, en pocas horas moriré y conmigo morirá la humanidad. Somos hijos de la razón, no sobrevivimos en el ensueño.

Alicia Carrasco García Ya sin miedo se deshizo de la piel de leona que escondía su intenso tiritar.
Cuando llegó a la entrada de la cueva, pálida y febril, sin entender nada, encontró a sus pies aquella magnífica piel. Sin más la tomó como abrigo, su refugio. La incertidumbre se acrecentó mientras el frío atravesaba su piel hasta cristalizar en sus huesos, transformándose en un poder oscuro.
Al fondo la piedra filtraba un haz de luz blanca que parecía reflejar pequeños espejos en las paredes. Cerró los ojos, respiró desde su nuevo esqueleto y cuando volvió a abrirlos su destello dio luz a un mundo oculto tras los cristales.
Fue un cielo de estrellas floreciente el que la vio nacer entre las ascuas de la última hoguera. Sobre los restos de la reina leona nació Nalía, en la primera noche de luna negra, tal y como estaba escrito.
Durante 90 lunas sería el tiempo de las almas en espejo.

Manuel Jesús Segado-Uceda Aquellos dos sauces que daban paso al Bosque Antiguo, escondían una historia de amor truncado.
Dos jóvenes, de familias enfrentadas por una antigua maldición, se encontraban en secreto cada día en el jardín que antaño existía en aquel vetusto bosque. Sus padres, temerosos de que sus familias cayeran en desgracia por el maleficio, les advirtieron una última vez. Una semana separados fue demasiado para los dos enamorados, que decidieron encontrarse de nuevo, pasara lo que pasara. Al llegar a la entrada del bosque los pies de los jóvenes quedaron anclados al suelo. Y sus bocas selladas por una extraña fuerza. De espaldas y sin poder comunicarse, a los amados les botraron ramas, y de sus pies salieron poderosas raíces. Ambos murieron convirtiéndose en sauces. Y de sus llantos eternos nació el Arroyo Mayor, que sirve de límite entre la aldea y aquel bosque viejo.

Edith Bastos
La selva era su mundo, no conocía otra cosa.
Yasy (luna), indiecita guaraní, estaba prometida al hijo del cacique Tupá. Pero, hacía mucho tiempo había nacido en su corazón un sentimiento prohibido hacia Arasunú ( trueno).
Se debatía entre el deber a su estirpe y su felicidad.
Una noche de luna llena, su amado la convenció de fugarse y forjar un destino juntos, adentrándose aún más en la selva.
Fueron muy felices y su descendencia formó una nueva tribu, el pueblo Mbyás Guaraní.
Su madre nunca se perdonó el no haber apoyado a su hija y lloró hasta morir.
Cuenta la leyenda que siguió llorando después de muerta y enterrada, socavando sus lágrimas la tierra bajo su tumba hasta abrirla formando grandes cascadas, hoy conocidas como las Cataratas del Iguazú, en las que se dice siguen corriendo sus lágrimas.

Bea Dm Mi prima era una gota de agua. Cuando nació tan sólo fue una lágrima en la mejilla de su madre. Al cumplir cinco años la llevaron a la reunión del caudal de invierno en la montaña azul, iba vestida con su traje de gala, lleno de transparencias y sonrisas, pero en realidad, en vez de entregarse al río se quedó estática sobre una roca porque el corazón del bosque había dejado de latir, fue una pena, porque un rayo de sol la adelgazó tanto que la convirtió en sal, por eso yo nunca le añado cloruro sódico a las comidas y tengo la tensión baja.

María Jesús Díez García Matías pasaba las páginas del último número del periódico para el que trabajaba. El papel crujía y la tinta le manchaba los dedos en un gesto que ya no repetiría, porque a partir de aquel día nacía la edición online del diario y desaparecía la versión impresa. “Internet killed the paper star”, pensó. Si no quería quedarse atrás, sus jefes ya le habían advertido de que más le valía reinventarse y adaptarse a los nuevos requerimientos: inmediatez, titulares rimbombantes… Algunos compañeros estaban indignados: “Lo único que importa es conseguir clics”, decían. Otros estaban encantados: “Podemos enriquecer las noticias con enlaces, multimedia, actualizaciones…”. Matías escuchaba a unos y otros y debía admitir que no tenía ningún argumento racional a favor del papel: llegaba tarde, era poco ecológico, incómodo de manejar y tiznaba las manos; y, aun así, que siguieran existiendo periódicos impresos le hacía sentir que el mundo seguía mereciendo la pena.

Monika Fikimiki Nació sin querer. El mundo era arisco entonces, la hora temprana, el sol vago. Intentaron reanimar a la madre pero decidió regalarle su último suspiro. Todo aquel acontecimiento cambió a Luís. Su cara,llena ahora de surcos y arrugas, era el espejo de aquella mañana. Perdió la voz y las ganas. Jamás perdonó a su hija, sin saber, que ella sería su salvación veinte años más tarde, en aquel transplante.

#RetoEscritura: En 25 palabras (máximo) escribe sobre un invento o descubrimiento que sale mal (homenaje a Mary Shelley) 

Texto con más “me gustas”

Glauka Kivara ¡Maldito el día que me dio por comercializar la felicidad! Fue un éxito: un mes después mi empresa quebró. La gente feliz no compra chorradas.
Ainnita Kirschlert Tras años de investigación, no tuvo más remedio que admitir la derrota. Ninguna ciencia es capaz de curar un corazón enamorado.
Me gusta · 16 ·

Otros textos seleccionados

Omar Quesada Pérez Querían super-soldados y ahora tienen super-pacifistas. Los hay que se preguntan qué salió mal. Otros creen que fue todo un éxito. No se volverá a repetir.

Carol Belasco Años de investigación en busca del remedio para el insomnio supuso que ahora ya nadie necesita dormir, pero tampoco nadie sueña ya.
Yolanda Fraile CarrerasLa píldora sustitutiva de la comida…no triunfó. Nadie estaba dispuesto a renunciar a los placeres de un buen guiso.
Nidark Mecambié Despecie– Han inventado el capitalismo. Se basa en producir y crecer lo más rápido posible. Quien quiera trabajar podrá comprar de todo.
Dos siglos después…
Edith Bastos-Y la inteligencia, se la damos a los monos o a los delfines?- preguntó Poseidón.
– A los monos!- contestó Zeus
– Ok, pero a tu riesgo.
Charito VelaEl viaje al pasado era un lujo. No debía tocar, ni cambiar nada. No pude contenerme, salvé a mi madre de morir. Ahora no sé quien soy.
Alicia Carrasco GarcíaCualquiera podía generar energía sólo con caminar. El alto mando fue alertado, manipuló aquellos zapatos provocando una depresión creciente con cada paso. Ella moriría caminando.
Neo ZevlagInventó la fórmula para su pérdida de memoria pero olvidó el lugar donde la había guardado en secreto.
Carmen TrujilloAmanda pensaba que Nani3000, la androide de última generación, era perfecta para cuidar de sus tres hijos. Hasta que se fugó con su marido.

Semana del 23 enero al 30 de Enero de 2017

#ViernesCreativo: Escribe un microrrelato o poema ambientado en una guerra. 

Texto con más “me gustas”

EN GUERRA

A fuerza de pasado
me he convertido en alguien sin futuro,
en el triste final de la tormenta,
en el huracán horrendo y frío,
en la tarde nublada,
en la sombra siniestra del olvido.

A fuerza de dolor
me han transformado en alguien que no he sido,
en ese ser sin luz y sin motivos,
el final de la sombra,
nacimiento del río,
la otra cara de la luna,
en el ocaso del sol
cuando empieza el frío.

No me pidas PAZ,
las heridas no me dejan,
no me permite el dolor
ser alguien nueva,
me quedé acurrucada en una piedra,
mientras, llegó el ocaso
y pasó la tormenta,
dejándome sin voz
vacía y seca.

No me pidas PAZ
si estoy en guerra…

Otros textos seleccionados

Ricardo Granda Vásquez Travesía mortal

La bala comenzó su corto trayecto lanzando un grito atroz, un estruendo doloroso provocado por el roce de su cuerpo duro con el cañón del arma. La boca de fuego la escupió con asco, expulsándola con todas sus fuerzas hacia el cráneo de un soldado desconocido. La consigna era matar.
Cruzó el aire a la velocidad de un pensamiento. Durante el recorrido vio a otras como ella venir en contra, y pudo percibir la misma sensación: esa impotencia de haber sido disparadas contra su voluntad, de ser víctimas del victimario entrenado para asesinar a otro hombre. La fuerza del odio la había impulsado con tanta fuerza fuera del arma que no podía detenerse, frenar el tiempo, caer en seco. Nació para morir matando.
Todo acabo en menos de un suspiro. Cuando se dio cuenta, ya estaba en aquel cráneo indefenso, rodeada de rojo intenso y mirando el sol a través del agujero. Triste, deprimida, se dejó morir.

Cristina Martinez Garcia

La guerra al final llegó
vino por ti y por mi
los fusiles disparaban sin cesar
las balas nos atravesaban con dolor
fuimos tejiendo artimañas
mi estrategia falló un día
y al final todo se hundió para siempre
mis amuletos, mis talismanes me dejaron en la estacada
y así perdí mi propia guerra
mi interior se perdió para siempre
y ahora estoy de locura permanente.

Ainnita Kirschlert Al principio, todo parece en calma. Pero igual que un corazón palpita intranquilo por el desastre inminente, el otro se retuerce, nervioso, buscando la disputa.
No pueden evitarla. No pueden huir de ella. Porque cuando la discusión estalla, no importa la edad, el sexo o la nacionalidad. Cuando estalla, sólo son dos bandos enfrentados que creen tener la razón.
Hay muchos finales posibles. Los mejores, si ambos frentes están dispuestos a firmar un contrato de paz, terminan con una disculpa, se sellan con un beso y, en el mejor de los casos, sexo de reconciliación.
Los demás, cierran puertas.

La guerra de los cielos

Se abrió la tierra y desde su interior
los demonios prepararon sus espadas vengadoras.
Y allí quedó, que desde el cielo,
Dios vio a su creación: el hombre
descender a los infiernos.
Y a poco más de un paso del borde
Al que fue su favorito.
Luzbel, que lanzando una mirada al cielo
montó en su caballo y dijo:
-Padre, ya he vuelto.

Edith Bastos Siempre fue su preferido. Bueno no es que me duela ya, pero debo reconocer que me dolió.
Me dolió cada vez que mi madre lo elegía, cada vez que lo alababa, cada vez que se llenaba la boca de elogios hacia ese hijo ; mientras yo, también hija suya, crecía sintiéndome invisible.
Hiciera lo que hiciera no lograba estar a la altura del hijo que parecía único, aunque yo existiera.
Ella ya no esta. Yo, ya la perdoné.
Pero nosotros dos seguimos esta guerra que no declaramos. Que sembrada como fue en nuestros subconscientes, nos vuelve incapaces de encontrar el camino para ponerle fin
Catalina Saavedra Está en lo alto de un cerro y al mirar a la derecha ve a un fotógrafo enfocándolo. En ese momento nota que algo frío entra en su pecho y sabe que va a morir. No suelta su fusil y ese instante en el que el guerrillero salta hacia la gloria, queda atrapado en el carrete de una de las máquinas fotográficas más famosas del mundo. Cuando por fín cae al suelo solo ve el cielo tan azul, tan cegador que al final cierra los ojos.
Heclist Ɓlǝŋco Haria y Halab se juraron amor eterno y huyeron para casarse en medio de la guerra. Nos dijeron que podían morir pero esa era la verdadera vida: amar a pesar de todo.

Semana del 16 enero al 22 de Enero de 2017

#ViernesCreativo: Escribe un microrrelato o poema que comience “Ya no lo quiero”. 

Texto con más “me gustas”

María Jesús Díez García -Ya no lo quiero -dije, soltando el tique de compra sobre el mostrador.
-Lo siento, no aceptamos devoluciones -respondió la dependienta-. ¿No leyó el contrato? Al adquirir su clon se comprometió a conservarlo y cuidarlo durante sus cinco años de vida.
-Pero habrá excepciones, ¿no?
-Lo lamento, señor. De todas formas, ¿por qué querría devolverlo? Todos los clientes que lo han comprado están encantados de tener una copia de sí mismos para hacer las tareas que menos les agradan.
Permanecí callado. Tenía razón, claro, pero lo que no había previsto era que tener un clon me permitiría ver mis defectos en toda su plenitud: mi egoísmo, mis salidas de tono, mis manías… Convivir conmigo mismo se me hacía insoportable.

Otros textos seleccionados

Salvador Caballero Calderon Ya no lo quiero. El aroma del miedo me resulta insoportable. No hay ya nada que decir. Pero al cerrar la ventana dibujaré un tiempo triste.

Maria Del Carmen Araque Ya no lo quiero. Ya no quiero los premios ni la fama. Ya no quiero que nadie me lea. No quiero que pregunten por mi vida o por quien soy en realidad. Yo solo quería escribir por diversión y quizás de vez en cuando desahogarme. Quiero volver a ser anónima. Era más fácil antes, nadie preguntaba, ni juzgaba y tenía esa emoción especial cuando solo él leía mis notas. Me corregía, reíamos, jugábamos con las palabras y solo necesitaba ver su rostro para saber cuánto le agradaba o no. Hoy él ya no está y todos leen mis libros. Pero nadie se da cuenta que yo lo daría todo por volver el tiempo atrás para que solo él me lea.

Romina Ramil ¡Ya no lo quiero! Como un niño que rechaza su medicina, cansado de ese sinsabor que aparte de amargo no le cura. Así me pide el corazón que rechace tus intentos. Y aunque ese primer regusto dulce quiera convencerme, el escozor de garganta me advierte que ya no hay hueco para tu nombre en mis entrañas, ni la sal de mis lágrimas empañará mi voz pronunciando tu nombre. Así que deja que me cure sola, lleva tus recursos remanidos adonde sirvan, porque yo ya no los quiero.

Carlos Padilla Ruiz – Ya no lo quiero – dijo y acto seguido colgó el teléfono con un suspiro.
Llevaba un año esperando un corazón compatible y en los últimos meses su estado había empeorado sensiblemente. Apenas podía respirar y notaba que su hora se aproximaba inexorablemente. Sin embargo nunca perdieron la esperanza. Su marido siempre fue optimista y estaba seguro de que llegaría ese ansiado corazón; el sabía como animarla. Y sin embargo ahora era él, el que descansaba en esa fría cama de hospital. Para siempre.
-Adiós – le susurró al oído – en seguida me reúno contigo.

Monika Fikimiki Ya no lo quiero. Me sobra, me pesa, me impacienta. Salgo a la luz sin cerrar los ojos. He visto mis sombras, las he acariciado, me sumergí en ellas. Ahora veo el camino y resplandece. Fue largo llegar a mi corazón, aprender a quererme. Ya no lo quiero, ni necesito. A pleno pulmón, ahora sí, me deshago del miedo. Me abro a la vida…

Ricardo Granda Vásquez

Ya no lo quiero
ni su piel de seda
ni sus ojos ajenos

Ya no lo quiero
ni sus frases dulces
espinas rotas en el viento

Ya no lo quiero
ni en la brisa de otoño
ni en su amor insincero

Ya no lo quiero
marcando mi paso
hiriendo mi aliento

Ya no lo quiero
como no quiere la tormenta
al sol en invierno

#RetoEscritura: Escribe una historia de fantasía épica en 10 palabras máximo. 

Texto con más “me gustas”

Carmen Trujillo Con su espada conquistó mundos y reinas. La llamaba Pluma.

Otros textos seleccionados

Jose Mira Y vi por momentos a la Gárgola llorarle al viento…
Carol Belasco El dragón venció a los caballeros y se coronó rey.
Fer Catz Sacó la espada del cuerpo del último enemigo. Entonces lloró.
Nidark Mecambié DespecieExhalando su último aliento, mató al último dragón.
Esteban LV Nunca tuvo que salvar a la princesa, sino al dragón.
Fabiola Villacrés Rivera Y las estatuas de piedra cobraron vida derribando las murallas.
Verónica Lorite Toda criatura mágica fue convocada.
Todas fueron eliminadas.
Excepto una.
María Jesús Díez García Debía proteger al último mago vivo, no enamorarme de él.
Kathy Guerrero B Con el borrador del lápiz venció al dragón del cuento.