RetoEscritura: escribe sobre la relación entre humano y animal

RetoEscritura: escribe sobre la relación entre humano y animal

febrero 15 2017   

TEXTO CON MÁS “ME GUSTA”

– Mi pájaro ahora sonríe -dije.
– ¡Qué bobada! Los pájaros no sonríen – respondió él.
– Que sí. Prueba a sacarlo de la jaula y verás.

OTROS TEXTOS SELECCIONADOS

Toño Bautiq Nunca me habían caído bien los gatos; por embusteros, indiferentes y tacaños. Por engreídos. Orgullosos. No lo sabía, pero ése animal era mi propia proyección.
Ainnita Kirschlert Óscar no esperaba que, al acercarse para charlar con ellos, todos huyeran despavoridos, agitando los brazos y gritando a pleno pulmón:
—¡SOCORRO! ¡UN OSO!
Neo Zevlag El gato presionó el botón de activación del cerebro de su amo para que se levantara de la cama y le diera de comer.
Laia Baroja —He rescatado a un perro abandonado —me dijo, sin saber que, en realidad, el animal le estaba rescatando a él de su soledad.
Bea Dm Fui a la tienda de adopciones y rellené la solicitud. Marqué: “alguien profundo” en la casilla de compatibilidad. Días después me enviaron un pez abisal.
Paloma Fernández Garrido Nunca me gustaron los gatos. Él, sin embargo, los adoraba. Ahora, soy capaz de ver parte de su alma en cada minino.
Alicia Jimenez -¿Algún familiar al que llamar?
-A Dante, mi perro.
-Señora, no podemos traer a su perro… -le dije- ¿Tiene hijos?
-Ellos nunca están, mi perro sí.
María Jesús Díez García Sentirse a un tiempo amado e ignorado, ver cómo casi en cualquier parte cabe; esto es un gato, quien lo probó lo sabe.
Edith Bastos La había esperado 500 años en las puertas del templo del Sol. Pero al ver la jaula vacía, dudó de haber atrapado al Ave Fénix.
Montse Calderón Se acurrucó a mi lado pensando que yo era el ser más perfecto de la creación. Y entonces todos mis defectos abrazaron su leal abrazo.
Rosa Fernandez Se acercó a la silla de ruedas y le lamió las manos. Mi perro y aquella mujer no se conocían de nada.
María Jesús Díez García “Pobres perro y gato: jamás tendrán con este humano una relación tan estrecha como la que tengo yo”, pensó la tenia, acomodándose en su huésped.
Francisco J. Gil Aguilera Me ha costado pero por fin ha dejado su lado salvaje. Ya está domesticado. Solo lo dejo libre para ir a trabajar. Firmado: El Gato.