En 25 palabras cuenta una historia sobre segundas oportunidades

En 25 palabras cuenta una historia sobre segundas oportunidades

abril 05 2017   

RETO: en 25 palabras máximo cuenta una historia sobre las segundas oportunidades (o una segunda oportunidad).

TEXTO CON MÁS ME GUSTAS

Ricardo Granda Vásquez – Los Rascacielos
*********************
Despertó entre hormigón y fierros retorcidos. Solo recordaba el impacto del avión en la segunda torre. Repentinamente, un susurró “¡Aquí hay uno vivo!”.
OTROS TEXTOS SELECCIONADOS
José N. Méndez Tal vez el oso entendió la compasión mucho mejor que algunos hombres.

Por eso estoy aquí.

Paloma Fernández Garrido La vida corrió muy rápido.
Necesito una segunda oportunidad. Esta vez prometo no perder el tiempo: voy a buscarte nada más nacer. Estaré siempre contigo.
Alberto Postacchini Treinta segundos.

Colisionan vehículos, embisten una pareja. Mercedes y yo caemos golpeados. Treinta segundos en mis brazos sin respiración. La vida en solo treina segundos. Una aspiración profunda…. segunda oportunidad.

Jennifer Girol – ¿Qué pasa, cariño?
Jaime lloraba acurrucado en un rincón de su habitación.
– Se ha muerto, ya no habla.
Entonces Laura cambió las pilas a Batman.
M.J. Arillo La soga de donde lo habían colgado cedió. Cayó al suelo agonizando. Ella lo encontró. Lo curó…la mirada del galgo decía amor eterno.
Lola Pena Dovale En la planta de oportunidades, el abrigo supo que estaba en el lugar adecuado. Seguro que allí alguien lo compraría aunque estuviera pasado de moda.
Ana Belen Gomez Bodalo Después de soportar durante veinte años insultos, humillaciones y palizas tremendas. He decidido hacer la maleta, dejar el miedo atrás y ser feliz.
Erika Sky Walker Tenía miedo pero se puso de pie, el mundo era fantástico para dejarlo pasar, así que, valiente, dio pasitos a los brazos de mamá.
Cristi Alonso Hemos encontrado un corazón compatible.
Glauka Kivara – Llegas treinta y cinco años tarde –dijo al verlo en la puerta.
– Pues no perdamos ni un segundo más –respondió besándola.
Marga LM Con tijera en mano decidí transformar aquel antiguo vestido, una mancha en su manga me recordó aquel momento. Metí las tijeras en el costurero.
Ana Yancy Fallas Gamboa Corrí, el llegó a mi encuentro. Nos abrazamos. Lloró, lloré. Y mientras nuestras lágrimas caían, murmuré agradeciendo la oportunidad de conocerlo y poder decirle: Papá.