Seleccionados #ViernesCreativo: historia a partir de noticia real

Seleccionados #ViernesCreativo: historia a partir de noticia real

julio 28 2017   

Novedad para el reto del #ViernesCreativo: crear una historia inspirándonos en una noticia real.  
Os dejo cuatro posibles opciones en imágenes (y, como siempre, una aportación por persona y 15 líneas máximo). Son todas noticias de hoy de diferentes periódicos. ***¡Importante! No es necesario que conozcáis la noticia completa. ¡Da igual! Se trata de la historia que os INSPIRE esa noticia.

MICRORRELATO CON MÁS ME GUSTAS

Monika Fikimiki En Tripura, la India, las vacas son sagradas. Pasean por las calles, tranquilas y relajadas, se echan siestas largas en medio de las carreteras, le cantan a la luna.
Poca gente sabe que simbolizan fertilidad y, por ello, cada vez que una mujer se quede embarazada, esos animales pacíficos, hacen una gran reunión en frente de su casa.
Tienen un don para detectarlo. Emocionada, la gente lo agradece, haciéndoles fiestas coloridas, llenas de pasto y sésamo tostado. El olor atrae a más vacas y, piensan los habitantes, más opción de un buen embarazo.
Cuando las cabras de Teruel se enteraron de tal noticia, decidieron dar el gusto a las embarazadas del pueblo. Pero nadie les hacía caso cuando se quedaban en frente de alguna casa.
Por eso empezaron a subir a los tejados.
Fue un triunfo. Abajo todo el mundo gritaba (de alegría, supusieron), tiraba algo (confetti, entendieron) y hasta vino la prensa.
“Mejor que las vacas”, pensaron satisfechas.

Me gustas: 22

OTROS TEXTOS SELECCIONADOS

Carmen Trujillo Cuando murió su padre, su hermano mayor Óscar la llamó por teléfono. Le dio la triste noticia, y le informó de dónde y cuándo se celebraría el funeral. Marta vivía en otra ciudad y no pudo prometer que iría, aunque lo intentaría. Fue entonces cuando comenzaron las pesadillas. Soñaba que estaba atada de pies y manos en una cama apestosa, y que le tocaban los muslos, los pechos y el sexo. Nunca veía más que la mano llena de vello negro y rizado, deslizándose por su piel temblorosa como una enorme araña. Le despertaban sus propios gritos de terror, y la agitación de su corazón le parecía que era un sonido funesto que presagiaba grandes males.
Una noche, en su pesadilla un ojo rojo parpadeaba vivamente alrededor de ella. El humo pálido de un cigarrillo encendió el recuerdo del olor a tabaco negro, y su hermano Óscar se acercó hasta ella, atada y amordazada para que nadie pudiera oír sus sollozos, ni pudiera escapar. Así lo hacía siempre, y no solo con ella. También con sus otras hermanas.
—Martita, Martita…—Susurró metiéndole la lengua en el pabellón de su oreja, mientras sus dedos tamborileaban un lenguaje secreto y maligno entre sus muslos.

(La noticia del juzgado que investiga a un hombre acusado de torturar a sus hermanos.)

Neo Zevlag No lo pueden soportar. Constantes saltos de una cabra en los tejados les parece una locura. El Ayuntamiento ha tenido que correr con los gastos de reparación de todos los vecinos de Sigra que han sido afectados.

La prensa local lo calificó de “anécdota” pero, para expertos en el comportamiento animal (veterinarios con varios doctorados en universidades prestigiosas a nivel internacional y de aventureros de Animal Planet) no es inusual. Para las fechas, y el cambio de estación, del mismo rebaño, las cabras seleccionan a una entre ellas para que realice la denominada “Danza de la Llegada”. Varios arqueólogos han encontrado en diferentes puntos del planeta escritos y pinturas, muy similares a las de las cuevas de Altamira, que hablan acerca de esta “llegada” donde el dios, al que algunos denominan Umatu, Amutu o Motou (de forma humanoide con cabeza de cabra) que desciende desde los cielos a bendecir la tierra donde se alimenten las cabras. Este comportamiento, entonces, está codificado en su adn por generaciones y es digno de seguir investigando.

(Noticia de las cabras en el tejado)

M.J. Arillo Su niñita querida, con su pelo rubio y sus ojos azules. Ella, tan mimada y cultivada en los mejores colegios, de señoritas de bien, donde los buenos modales y el saber estar formaban a verdaderas esposas de hombres ricos e influyentes. ¿En qué habían fallado como padres? Nunca le preguntaron en qué gastaba el dinero, pensaban que daba clases de modelo o de actriz. El día que la vieron entrar en el salón, exultante de alegría, con un Título de Doctora, no fue lo peor, el pánico empezó cuando oyeron cómo les explicaba que tenía una mención especial por descubrir una dieta contra la desnutrición infantil y unos billetes de avión para viajar a Mozambique a ponerla en marcha cuanto antes. Se lo prohibieron, por supuesto, apoyándose en el qué dirán. Trataron de persuadirla, primero con la pena de no verse en mucho tiempo y como no surtió efecto, bajo amenaza de desheredarla de su inmensa fortuna. El portazo retumbó en todas las paredes de la gran mansión, se miraron y pensaron que ya se le pasaría el capricho. El vuelo de las 7.00 h del día siguiente destino Mozambique llevaba a una pasajera excepcional: la Doctora Cristina Olmedo que, sentada en su asiento , con los ojos cerrados y una gran sonrisa, pensaba, mientras el avión ascendía, que dinero no da la felicidad…salvar vidas sí.

(Artículo de la Doctora contra desnutrición en Mozambique.)

Yulia Emma Y cada día, desde no hace mucho, las cabras vienen a visitarnos, ni más ni menos que al mismo tejado de la parroquia pueblerina. Nosotros las miramos desde abajo y, algunos, las admiramos. Ya me gustaría a mí tener ese valor y locura que me impulsasen a subir a lo alto de un edificio antiguo en un estado un tanto destartalado; llámenlo masoquismo… ¿Sabéis qué? ¡Voy a hacerlo! Este pueblo necesita un héroe capaz de enfrentarse al diablo, o a las cabras, que diga; total, ambos tienen cuernos… Y las cabras, a su vez, necesitan ser guiadas, que este lugar no es seguro ni para ellas ni para nosotros.
– ¡El salvador de las cabras al rescateee!
– ¿Ya estás otra vez hablando en sueños, Pepe?

(Noticia de las cabras en el tejado)

Rosa Fernandez El hecho tuvo consecuencias insospechadas.Ocurrió hace mucho tiempo en Sigras, un pueblo de Teruel, próximo a Sierra Palomera;allí vivía un pequeño grupo de cabras monteses.Cuentan que sin depredadores, su número creció de forma incontrolada, al tiempo que mermaba la vegetación.Lo cierto es que fue un verano de incendios continuados, lo que las obligó a descender de rocas y peñascos hasta suelo firme; después el hambre las llevó por tierras de cultivo.Rápidamente los hombres del lugar tomaron medidas, y la especie caprina emprendió entonces, camino hacia el pueblo.Durante unos días deambularon por las calles; iban y venían con pasmosa naturalidad.Pero una mañana, para estupefacción de los vecinos/as, hicieron visible su naturaleza escaladora, ¡cuatro cabras aparecieron subidas, a los tejados de la Iglesia!Todos a una, los singranos, dijeron lo mismo: las cabras están locas.Hoy algunos afirman, que el dicho “estás como una cabra”, nació en aquel lugar, en Sigras.

(Noticia de las cabras en el tejado)

Carlos Jiménez Lacima La iglesia parroquial del pueblo había sido profanada por infectos animales de cuatro patas cuya cornamenta podría emular a la del mismo Satanás.

No se trataba del día del juicio final –o apocalipsis–, pero más de un devoto creyó –desolado– contemplar el infierno en la tierra; cuando los más pequeños del lugar –desternillados– tan solo reían por ver cómo media docena de cabras monteses habían encimado tan emblemática construcción.

La singularidad del lance aumentó cuando –tras correr la noticia– un grupo de activistas, cuyo propósito no era otro que defender al animal, se personó en la zona para velar por la integridad de la cabra, y con el ánimo de impedir cualquier tipo de maltrato o vejación.

–Se pensarán estos que vamos a emprenderla a tiros con el animal –dijo uno de los vecinos.

–Como somos de pueblo… –puntualizó otro.

Finalmente, solo hubo que azuzarlas un poco para que abandonaran la techumbre de la parroquia, ya de por sí bastante dañada. No obstante, tanto animalistas como ediles marcharon a la tasca más cercana del pueblo para debatir sobre la cuestión más importante: cómo evitar que un puñado de cabras se encaramen en lo alto de la sede parroquial sin correr peligro.

(Noticia de las cabras en el tejado)


Recordad que, para seleccionar estos textos, desde Portaldelescritor siempre tenemos en cuenta diferentes aspectos: que cumplan el reto, la calidad literaria, la originalidad, la redacción (no aceptamos textos con varias faltas de ortografía) y además siempre intentamos -en la medida de lo posible- incluir participantes diferentes y no repetir muchas veces a los mismos autores.

Un abrazo a todos/as y a seguir escribiendo.